4 de febrero de 2015

"TRAMPANTOJO"

¿Alguna vez os habéis parado a observar con detalle la cantidad de colores, tonalidades y matices que hay en una sola piedra natural, sea del tipo que sea?




Haced la prueba algún día y descubriréis tal riqueza cromática, que entenderéis mucho mejor mi "obsesión" por el color y por qué me paso la vida intentando ir más allá en este terreno.

La naturaleza nos brinda un universo de colores que muchas veces pasa desapercibido. Nos maravilla el campo en otoño, los mares de agua cristalina, los atardeceres de cielos violetas, los paisajes nevados, los cerezos en flor..., y tantas y tantas postales que nos regala la vida en el día a día... Pero el ser humano tiende a esto, a dejarse deslumbrar por todo aquello que nos resulta inalcanzable, grandioso, superior, y pocas veces nos detenemos ante las cosas más "insignificantes", porque no sabemos apreciarlas.

Un día os contaré cuándo me di cuenta de que la magia de las cosas está en la forma de mirarlas. Os hablaré de ese hecho trascendental que cambió mi vida, o mi manera de verla, para bien, y que hizo que tantos pequeños momentos o cosas, ahora me conmuevan tanto como la mejor puesta de sol...

En LAMARRIED ya sabéis que nos atrevemos con todo tipo de materiales. Todo aquello que llega a mis manos intento convertirlo en algo mío y me encanta experimentar con todas las posibilidades de transformación y montaje.
Entre los infinitos materiales que existen para la realización de bisutería o complementos, las piedras naturales son de mis favoritos.

Hoy llega al blog este "trampantojo" de LAMARRIED:




A veces resulta complicado encontrar las piedras adecuadas para determinados diseños que tienes en mente.
A mí me encanta buscarlas en la playa, en los ríos, en el campo..., pero la vida en una gran cuidad no siempre te permite realizar este tipo de hallazgos, y tampoco en todas las playas es fácil encontrar piezas especiales, o varias del mismo estilo. Hay que buscar mucho, con tiempo y paciencia.

Otra opción es comprar las piedras. En las tiendas especializadas suele haber bastante variedad y además, muchas de ellas ya vienen perforadas, lo que facilita cualquier tipo de montaje.
El problema es que si buscas piedras grandes, el precio sube bastante y esto encarece mucho tu diseño final. ¡Y aquí hay que pensar en todo!

Por eso, hace unos días, pensando en este diseño de pulsera y en cómo lograr el acabado perfecto, decidí crear mis propias "piedras naturales". Esto me permitiría dar la forma y el tamaño deseado, perforar en el punto exacto y conseguir colores muy especiales para combinar con las cintas de algodón que ya tenía preparadas.

Las piedras son de cerámica y están pintadas a mano. Tal vez en las fotografías no se aprecie bien, pero cada piedra lleva al menos ocho tonos diferentes.
El resultado no me puede gustar más. Es justo como lo había imaginado.

El cierre, con dos anillas en oro viejo, es ajustable.

Aquí tenéis las falsas piedras naturales de LAMARRIED, esta vez en forma de pulseras, y muy pronto las veremos en otros diseños.





























































No hay comentarios:

Publicar un comentario