20 de enero de 2015

EXPERIMENTAL

Sin lugar a dudas, los colgantes que os voy a enseñar hoy, son los que más lejos están del resto de la colección Primavera-Verano 2015.
De vez en cuando, y como ya os he contado en otras entradas, llegan a mis manos materiales, piezas, "rarezas"..., con los que no suelo trabajar, conviertiendo su transformación en un auténtico reto para mí. Es una parte de mi trabajo que me encanta, ya que me sirve para experimentar con nuevos montajes, nuevas formas y diseños, y en definitiva, para luego desarrollar todas las ideas que van surgiendo en este proceso.

Estas piezas de LAMARRIED muchas veces no resultan tan vendibles como los collares de bolitas o mis ya conocidos "baberos", incluso un pequeño tanto por ciento ni siquiera llegan a ver la luz, quedando en mi taller como prototipos o como piezas exclusivas para mi colección particular, dada su dificultad o la rotundidad del diseño.
Y es que a algunas de estas piezas no les puedo dar un valor económico, porque probablemente no se entendería...

Los colgantes de hoy, pertenecen a este conjunto de diseños experimentales, aunque he de decir que, aparte de gustarme mucho el resultado, no se alejan tanto de lo que ya estáis acostumbrados a ver por aquí.

Una amiga mía me regaló las preciosas piezas rectangulares, de hueso, que veréis a continuación, y ésta es mi particular forma de convertirlas en LAMARRIED.
Están montadas sobre bases de seda natural y las he acompañado de varios materiales, como la piel de serpiente, el cuero, el metal, bolitas de cerámica, coral o lapislázuli, etc.

Espero que os guste el resultado final.


















































No hay comentarios:

Publicar un comentario