4 de marzo de 2014

DOS EN UNO

Los collares que os muestro hoy, también pertenecen a la colección "África".
Los forman cinco piezas alargadas de cerámica, de unos ocho centímetros cada una, y varias cuentas pequeñas, también de barro, que hacen juegos de color con el dibujo de las piezas grandes.

Dadas las dimensiones de estas piezas y el contraste del crudo y el negro que hemos utilizado para pintarlas, el resultado es muy llamativo y favorecedor. 

Al igual que sucedía en los colgantes del post anterior, los dibujos se han realizado de forma muy rápida e improvisada, sin rectificar nada y sin buscar la perfección. 
Aunque para otros diseños sí busco que el acabado sea lo más limpio posible, en este tipo de piezas, cuidando el resultado final, lógicamente, creo que quedan más especiales estos dibujos que surgen solos y que parece que son ellos los que me han guiado a mí y no yo a mi pincel.
Por eso, cada pieza es única y me gusta pensar que tienen vida propia...
























Como última peculiaridad de estos collares, contaros que si les dais la vuelta, obtendréis un "nuevo" collar.
La piezas lisas también quedan bonitas y para ocasiones en las que la ropa tenga mucho color o un estampado muy marcado, los podéis usar de esta forma más discreta, pero no por ello menos favorecedora.




No hay comentarios:

Publicar un comentario