22 de julio de 2013

MANANTIAL DE INSPIRACIÓN

Aunque nos encontramos inmersos en pleno verano, y lo que menos nos apetece en este momento es pensar en el otoño, la moda siempre va por delante y, si os dais una vuelta por las principales tiendas de vuestra ciudad, veréis que en muchas ya hay ropa de la nueva temporada.

Como os dije hace poco, estos meses de verano son una locura en el taller de LAMARRIED, ya que, al mismo tiempo que se va dando carpetazo a la temporada, con pedidos que surgen siempre a última hora para poder llevarnos de vacaciones, hay que estar preparando la nueva colección, para tenerla lista a la vuelta.

Y así estamos, con el taller lleno de materiales de lo más dispares, desde rafia hasta lana, o desde linos hasta terciopelos...

La colección otoño-invierno se está gestando, y hoy os voy a dar unas pistas con lo que ha sido la principal fuente de inspiración.

Hace tiempo que estoy queriendo hacer una colección para el día que os voy a mostrar en las imágenes.
Por la belleza inigualable del paisaje y en agradecimiento a la vida por regalarme días como éste...
Fuimos "simplemente" a ver los maravillosos cerezos en flor del Valle del Jerte, y descubrimos escenarios de cuento.
Fue una excursión en familia, de largas caminatas, de contacto con la naturaleza, de silencios compartidos, de grandes hallazgos, de magia, y de paz infinita...
Uno de esos días que se te quedan grabados para siempre y que te encantaría volver a vivir una y otra vez...

La nueva colección tendrá mucho de este día, en sus colores, en sus texturas y sobre todo, en su esencia.



























































































Es muy difícil plasmar en una fotografía tanta grandeza. Faltan ingredientes esenciales como el sonido, que muchas veces se traduce en un silencio sobrecogedor; o la fuerza del agua, o el contraste espectacular de colores que sólo pueden lograr la luz del sol y sus sombras...
Por muy buena que sea una fotografía (no digo que sea éste el caso), paisajes como los que yo vi este día, tienen tanta poesía, que es imposible proyectarla en una imagen.
Por eso, una vez más, os invito a descubrir estos lugares de ensueño, que muchas veces están más cerca de lo que pensamos, donde uno se encuentra consigo mismo. Donde puedes respirar, en el más amplio sentido de la palabra. Y donde no hace falta nada más para ser feliz, que el mero hecho de abrir los ojos y echar un vistazo a lo que hay alrededor...



Para terminar, os dejo unas pequeñas pinceladas, como aperitivo, de algunas de las cosas que ya estoy preparando!
Y mientras yo sigo con lo mío, disfrutad a tope del verano!!!




































No hay comentarios:

Publicar un comentario