15 de julio de 2013

GRANDES EXPERIENCIAS


Una de las mejores experiencias de toda mi andadura con LAMARRIED, la viví con mi gran amiga Txaro. Sobre todo a nivel personal.





Yo ya había participado en algún pequeño mercadillo de artesanía, pero nunca en una feria importante.

Cuando me llamó para decirme que había surgido la posibilidad de vender nuestros diseños en el Mercado Medieval de Alcalá de Henares, uno de los más importantes de Europa, no podía creerlo y por supuesto, no pude negarme!
Es difícil entrar en este tipo de eventos, porque las plazas son limitadas y siempre hay lista de espera, pero el Ayuntamiento había dejado un espacio para artesanos locales, y como Txaro es de allí, nos dieron esta grandísima oportunidad.

Hicimos la solicitud y nos lo confirmaron con tan poco tiempo, que tuvimos que trabajar unos días de forma frenética. Pero sin duda, valió la pena!!!




Un rato antes de empezar esta gran aventura, yo recibí una de las peores noticias de mi vida. Uno de esos resultados médicos de alguien muy querido, que te dejan totalmente noqueada...

Txaro, que es tan generosa y buena, no dudó un momento en animarme a irme a casa si lo necesitaba, y en ofrecerse a encargarse ella de todo.
Empecé a recibir llamadas de mi familia, animándome a quedarme, y a vivir algo por lo que llevaba trabajando duro tantas horas.
Después de darle muchas vueltas al coco, y con la certeza de que, por desgracia, yo nada podía hacer por cambiar esa situación, decidí quedarme ahí, hacer de tripas corazón, crecerme ante la adversidad, y vivir una experiencia inolvidable, en la que aprendí que el ser humano es mucho más fuerte de lo que yo creía, y que tenemos muchos más recursos para seguir adelante, de lo que sospechamos.

Si os cuento todo esto, es para que entendáis mejor por qué fueron unos días tan especiales para mí.

Las malas experiencias, hasta las más duras, nos deben hacer crecer!!


El montaje de nuestro puesto comenzó un miércoles por la tarde.
Al día siguiente ya debíamos tenerlo listo para abrir temprano.


Ésta era nuestra ubicación:







Trabajamos muy duro en el montaje del tenderete, pero incluso esa parte fue muy divertida!














Al día siguiente, muy temprano, allí estábamos las dos, vestidas para la ocasión, y dispuestas a disfrutar al máximo.
Comenzamos a exponer nuestros diseños y a montar toda la decoración.




Ahora sí empezaba la aventura!





El puesto estaba lleno de creaciones de las dos. Txaro realiza cosas muy especiales y originales, y los dos estilos se complementan a la perfección. 
Nuestro puesto estaba lleno de color, de creatividad y sobre todo de ilusión!












Fueron cuatro días en los que no faltó de nada!

Música.



Color!!!



Juego!



Espectáculo!






Sol!!!



Nubarrones...



Incluso lluvia...



Pero nada, ni siquiera el mal tiempo o el tremendo cansancio, nos hizo perder la sonrisa!







Por supuesto, aparte de un montón de amigos y familiares de las dos, que nos llenaron de alegría, tuvimos visitas muy especiales!

Impactantes!



Ilustres.



Y de esas que te sacan una sonrisa cuando más la necesitas...




Fue una experiencia tan intensa y mágica, que muy a pesar de las circunstancias, creo que de no haber sido así, no hubiera significado tanto para mí. Por supuesto, ojalá no hubiera sido de esta forma..., pero a veces parece que las cosas suceden por algo.
Cada sonrisa, cada visita, cada comentario sobre nuestro puesto, cada gesto cariñoso de Txaro y su gente, en definitiva, cada pequeño detalle de aquellos cuatro largos días, los viví como un gran "chute" de energía positiva, que me sirvió para afrontar las cosas con otra actitud.




Fueron unos días agotadores, pero tan intensos y enriquecedores, que volvería a repetir mañana mismo! Y espero que lo hagamos juntas algún día.
El trabajo en equipo fue perfecto, y no existió ni el más mínimo malentendido, porque cuando hay tanto cariño y comprensión entre ambas partes, cualquier roce sobra.






Hoy, un tiempo después, y habiendo ocurrido lo desgraciadamente inevitable (esos hechos que marcan tu vida para siempre...), puedo decir que a mí me sigue encantando vivir grandes o pequeñas experiencias, y sacar lo mejor de cada una de ellas, aunque a veces las circunstancias no sean las ideales. Se puede lograr si se trabaja en ello!!!
"Da igual" lo que suceda alrededor, porque sólo nosotros podemos hacer que la vida sea de un color o de otro...



Ahora Txaro está centrada en otro "proyecto". Sin duda, el más importante de su vida...
Pero seguro que algún día retomaremos juntas ésta y otras actividades. Porque las dos tenemos "mucha tela que cortar" todavía... Nunca mejor dicho!





Lo que es seguro es que, aunque ya éramos muy buenas amigas, en estos cuatro días el vínculo se hizo mucho más estrecho. 
Ella y su familia siempre te hacen sentir como en casa, y en momentos tan delicados como el que yo vivía, una mano amiga que te recuerda por qué estás ahí, y que te ayuda en cada instante a no venirte abajo, es impagable...

Nunca lo olvidaré...




Para Txaro, con cariño infinito y eterna gratitud...




No hay comentarios:

Publicar un comentario