25 de abril de 2013

ESPECIAL BROCHES, 2ª PARTE

Hoy vamos a trasladar los broches a la cintura.



























Utilizaremos la misma técnica que veíamos ayer. Cogemos un pañuelo o retal de tela, formamos un rectángulo con él, que anudaremos en la espalda (en el post de ayer lo explico más detalladamente), y terminamos con el broche que más os guste, sujetando la tela y así, logrando un efecto drapeado.















En el caso de los "cinturones", también podéis colocar el broche antes de ponéroslo en la cintura.
Como veis, aquí no es necesario ni un alfiler inicial, ni otro imperdible, porque no hay que sujetar nada a la ropa. Al ser una pieza independiente, nos basta con el pañuelo y el broche elegido. Más fácil imposible!








































Ahora quiero demostraros cómo, con sólo un broche y unas cintas, podemos cambiar totalmente el estilo y la utilidad de un vestido.






































Fijaos qué sencillo! Tres cintas de distintos colores y anchos, colocadas "desordenadamente", y unidas con un  broche central.
Dependiendo del tipo de cinta y de broche que utilicéis, podéis conseguir un look, desde muy arreglado, para una ceremonia, a otro mucho más informal.
Por supuesto, el resto de complementos también tienen que acompañar.

En el primer caso, he cogido tres cintas de "groguen" (son estas cintas decorativas que se usan mucho para rodear los sombreros), he cortado los extremos en diagonal, y el broche es de tafetán de seda, con varios adornos que incluyen lentejuelas.


A pesar de la sencillez del vestido, este cinturón, le da el grado justo de formalidad que lo convierte en idóneo, incluso para cualquier ceremonia de día.




Y ahora voy a cambiar el brillo de las otras otras cintas, por el mate de este broche de loneta de algodón, totalmente de sport, que acompaño con una cinta ancha de nylon, que le resta todavía más seriedad.

Cortaremos la cinta a la medida de nuestra cintura, más los centímetros que necesitemos para hacer el cruce y que nos sobre un trozo, que dejaremos suelto. Aunque si lo preferís, también podéis dejar los dos extremos escondidos bajo el broche.
Estas cintas permiten quemar los bordes con un mechero, para evitar que se deshilachen, con lo que no hace falta rematar nada, ni meter costuras. Es rapidísimo y da un acabado muy limpio.

Colocad el imperdible a la altura que mejor os venga, uniendo con él los extremos.
























Estas cintas son la típicas que llevan las mochilas o bolsos deportivos, y ese aspecto plastificado nos puede dar mucho juego para lograr efectos muy originales.
Las hay de bastantes colores y algunos son muy llamativos, incluso algo excesivos para el tipo de colorido que usa LAMARRIED. Pero como digo siempre, sabiendo encontrar el punto justo en las combinaciones, todo puede quedar perfectamente equilibrado.
Muy pronto tendremos la semana del color, y haré un post especial de combinaciones "imposibles", para que veáis que LAMARRIED domina perfectamente el estudio del color y siempre logra la armonía entre unos tonos y otros, por incompatibles que parezcan.




Para terminar con los cinturones, he hecho una especie de "mix" entre los dos ejemplos anteriores.
He usado la misma cinta de nylon, pero con un broche muy diferente, consiguiendo un efecto intermedio, que me encanta.


Es lo que os hablaba del equilibrio!
La importancia de este broche, por su tamaño y por las plumas, dan el toque perfecto de originalidad a un conjunto bastante básico.
Esta ropa también quedaría muy bien con un sencillo cinturón de cuero, por ejemplo, pero pasaría mucho más desapercibida.

La cinta de nylon, le da la informalidad adecuada para usarlo a diario, con todo tipo de prendas, incluso con camiseta y jeans.



Cuando preparo estas entradas, yo misma me doy cuenta de las infinitas posibilidades que tienen los complementos y la bisutería.
De hecho, este último broche ya lo vimos en el post de los "Complementos XXL", como pieza clave de un top, incluso como tocado.

Por todo esto, siempre hablo de la importancia de los accesorios a la hora de vestir.
De verdad, hacedme caso! Son mucho más versátiles que la ropa más llamativa.

Si pensáis en un vestido espectacular, con un patrón original, o un estampado muy marcado, por mucho que le cambiéis los complementos, casi seguro que el aspecto siempre va a ser el mismo o muy similar, y todo el mundo se va a fijar en eso, en el vestido, por lo que os va a limitar más el número de veces que os lo "podáis" poner. Le vais a sacar mucho menos partido.
Por supuesto que lo ideal es tener un poco de todo, y yo soy la primera que me puedo volver loca con un "vestidazo", y lanzarme a comprarlo si me lo permite el bolsillo. De vez en cuando está muy bien darse un capricho! Pero comprad y elegid con cabeza, sobre todo en estos tiempos de crisis!
Sacaréis mucho más partido a unos cuantos básicos aderezados con unos buenos accesorios, que a prendas muy marcadas.

Mañana, más broches!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario